Fallece el niño de 4 años de Salamanca que estaba esperando un transplante

Un niño de Salamanca muere por un cáncer raro

Alberto Rodríguez tenía 4 años y sufría un linfoma de Burkitt, un tipo de cáncer muy agresivo que afecta a los linfocitos B, unas células del sistema inmunitario. Este tumor es más común en África, donde está relacionado con el virus de Epstein-Barr, pero también puede aparecer en otras partes del mundo, sobre todo en personas con VIH.

El pequeño Alberto fue diagnosticado hace un año, cuando empezó a tener problemas intestinales que le obligaron a pasar por el quirófano. Desde entonces, su familia buscaba desesperadamente un donante de médula compatible que le pudiera salvar la vida, pero no lo encontraron a tiempo.

El pueblo se vuelca con la familia

La noticia de su fallecimiento ha causado una gran conmoción en Monterrubio de Armuña, el pueblo salmantino donde vivía Alberto. El Ayuntamiento ha expresado su pesar y su apoyo a los padres y al hermano del niño, Luis, María José e Iván, en un comunicado publicado en Facebook.

“Valiente, luchador y con una sonrisa que nos conquistó y emocionó a todos, Alberto permanecerá siempre en nuestros corazones y en nuestro recuerdo”, dice el texto. Las banderas del consistorio ondean a media asta en señal de duelo.

El caso de Alberto había despertado una gran solidaridad en su localidad y en toda la provincia, donde se organizaron varias campañas para animar a la gente a hacerse donante de médula y ayudar así a otros enfermos como él.