Estella al ver el físico de su cita en ‘First Dates’: “¿Se ha escapado de un museo de ciencia?”

‘First Dates’ no deja de sorprender.

¿Qué pasa cuando dos desconocidos se sientan frente a frente en una mesa y comparten una cena mientras una cámara capta sus gestos, sus miradas y sus palabras? Eso es lo que nos propone ‘First Dates’, el exitoso programa de Cuatro que nos abre las puertas de un restaurante muy especial, donde cada noche se dan cita solteros y solteras dispuestos a encontrar el amor o al menos a intentarlo.

Conducido por el simpático y experimentado Carlos Sobera, que hace de maestro de ceremonias y de consejero sentimental, el programa nos ofrece un retrato de la sociedad actual y de cómo ha cambiado la forma de buscar pareja en tiempos de internet y redes sociales.

Pero además de entretenernos, ‘First Dates’ también nos enseña y nos hace reflexionar sobre el amor y las relaciones humanas. A través de las diferentes citas, podemos aprender lecciones valiosas sobre cómo comunicarnos, cómo seducir, cómo generar confianza, cómo manejar los nervios, cómo ser sinceros, cómo aceptar el rechazo… En definitiva, cómo vivir una primera cita con éxito.

Pero ‘First Dates’ no es solo un programa para emocionarnos o para aprender, sino también para reírnos y para sorprendernos. A veces, las citas nos regalan momentos cómicos e incluso surrealistas. A veces, los participantes nos muestran lo que nunca hay que hacer en una cita: ser groseros, mentir, hablar demasiado o demasiado poco, beber en exceso, ir vestidos de forma inadecuada… En esos casos, el programa se convierte en un espejo en el que nadie quiere verse reflejado.

“¿Se ha escapado de un museo de ciencia?”

Una noche más, el restaurante de ‘First Dates’ abrió sus puertas para recibir a solteros y solteras que buscaban el amor o al menos una compañía agradable. Entre ellos se encontraban Paco y Maribel, dos personas mayores que tenían poco en común, salvo las ganas de dejar atrás la soledad.

Paco, un hombre de ochenta y tantos años que nunca se ha casado, se presentó como un tipo elegante y presumido, que se parecía al cantante venezolano José Luis Rodríguez ‘El Puma’. Maribel, una mujer divorciada y viuda, madre de tres hijos, se definió como antisistema y rebelde. Ella acudía al programa porque le “apetece tener pareja ahora que he llegado al ocaso de la juventud”. Desgraciadamente, desde el primer momento, la química entre ellos fue nula y las diferencias saltaron a la vista.

Pero lo más comentado de la velada fue, sin duda, la reacción de ella por el físico de su cita. Maribel no pudo evitar reírse al ver a Paco y ante las cámaras preguntó si se había escapado “de algún museo de la ciencia”. A lo que más tarde añadió: “Para que tanto tinte en las cejas y todo”.

Paco intentó hacerse el interesante y habló de sus aficiones por la caza y los toros, pero Maribel le miró con desaprobación y le dijo que eso era “una salvajada”. “Ya me ha matado. Ni la caza, ni los toros” dijo ella que, en su vídeo de presentación, ya declaró lo poco que le gustaba la práctica. La conversación fue tan escasa como forzada, y ambos se dieron cuenta de que no tenían nada en común.

Al final de la cita, se sinceraron y se dijeron que no querían volver a verse. Sin embargo, se despidieron con educación y se ofrecieron una amistad sin compromiso, aunque sabían que “no estaban en la misma onda”. Así fue una de las citas más desastrosas y divertidas de ‘First Dates’, el programa que nos sigue mostrando las primeras impresiones y las segundas oportunidades del amor.

Y a ti, ¿qué te pareció la cita? Cuéntanoslo en los comentarios.