El teniente coronel Pedro Alfonso Casado, tiroteado en Santovenia, salva cinco vidas después de muerto

El teniente coronel Pedro Alfonso Casado se ha ido como un héroe.

El teniente coronel de la Guardia Civil, Pedro Alfonso Casado, conocido como «Perico», fallecido tras recibir un disparo en la cabeza en la localidad de Santovenia de Pisuerga, Valladolid, se ha ido como un héroe. Después de cuatro días luchando por sobrevivir ha perdido la vida. Tenía 50 años, llevaba 24 en la Guardia Civil y deja mujer y dos hijas.

Al frente de la Unidad Especial de intervención había llegado con su equipo desde Madrid. En la vivienda se había escuchado un disparo, y El Chiqui estaba atrincherado con un rehén. A las 8:15 se agachó y a ras de suelo disparó con un arma de guerra, un fusil Mauser.

A bocajarro la bala impactó en la frente de Pedro Alfonso que subía las escaleras para negociar. La bala atravesó el casco. Una tragedia que nos arrebató a una persona querida por todos.

Perico, como le conocían todos en la Guardia Civil, era un experto negociador. Dirigía la unidad de élite que liberaba rehenes, abordaba barcos con droga o se descolgaba desde helicópteros en operaciones de yihadismo. Dicen sus compañeros que era el típico jefe que se ponía el primero en la línea del riesgo.

«El Teniente Coronel Pedro Alfonso Casado ha fallecido, nos deja un hombre extraordinario y un mando ejemplar que siempre estuvo en primera línea de batalla al lado de los suyos. Nuestro más sentido pésame a familiares, amigos y compañeros», destacó Jucil Nacional en un tuit.

El jefe de la Unidad Especial de Intervención de la Guardia Civil ha salvado la vida de cinco personas.

El agente, que ha sido despedido en un emotivo funeral, donde ha recibido la Cruz de Oro del Mérito de la Benemérita a título póstumo, ha salvado la vida de cinco personas después de que su familia haya decidido donar sus órganos. El último gesto de la familia tiene la categoría humana que caracterizó siempre al teniente coronel muerto en acto de servicio.

Aunque fue herido el pasado viernes, falleció este martes. Su estado se había agravado en las últimas horas hasta el punto de que varias fuentes apuntaban ayer que había entrado en «un estado irreversible» a consecuencia del disparo en la cabeza.

Un día antes, las noticias parecían alentadoras tras las últimas pruebas que le habían practicado, pero finalmente se produjo el fatal desenlace. «Duerme en Paz, Hermano», se despidieron los guardias civiles desde el perfil oficial del instituto armado en redes sociales.