El nuevo mazazo de «El Cuco» a los padres de Marta del Castillo

La conversación entre «El Cuco» y Marta del Castillo.

El caso Marta del Castillo sigue estando presente en los tribunales después de más de 10 años del asesinato de la joven hispalense. Desde entonces, sus padres no han dejado de luchar para encontrar su cadáver. Hasta ahora, la investigación ha sido un enjambre de mentiras y pistas falsas que han llevado a un callejón sin salida.

Al caso todavía le faltan muchas aristas por resolver, pero, poco a poco los progenitores de la joven asesinada van consiguiendo pequeñas «victorias». Por ejemplo, la última decisión de la justicia condenó a dos años de cárcel a «El Cuco» y su madre, por mentir durante el juicio.

Hace unos días, la figura de «El Cuco» volvió a salir a la palestra tras conocerse el contenido de una conversación que mantuvo con Marta del Castillo la propia tarde de su desaparición. Francisco Javier García Marín, que primero tenía como alias «El Peque» y posteriormente «El Cuco,» fue uno de los investigados junto a Miguel Carcaño por la muerte de Marta del Castillo. Equipo de Investigación, en un programa dedicado a la joven andaluza, ofreció más detalles sobre la figura de «El Cuco».

Eva Casanueva, madre de Marta, declaró a Equipo de Investigación que «El Cuco» era «un chico que le daba como un poquillo de lástima» a Marta, porque «lo veía un poco solo». «Por lo visto tenía como problemas familiares. El tema de la separación de los padres. Había estado pensando durante trece años que con el hombre que había vivido tantos años era su padre al final no era su padre», contó Eva Casanueva.

«¿Cómo describiría usted a El Cuco?», le preguntó la reportera, y respondió: «Un niño. Literalmente un niño, era introvertido. Vamos, yo no le escuché el eco de su voz», confesó. Además, hablaron sobre los rumores de un posible enamoramiento de «El Cuco» que florecieron en su momento.

Unos rumores con los que Eva Casanueva coincide: «Sí que estaba ‘pilladillo’ por Marta». De hecho, la tarde que desaparece Marta hablan por redes sociales, concretamente por Messenger. Esta es la conversación, de acuerdo con Equipo de Investigación:

Cuco: Nena, ¿tú tienes plan hoy?

Marta: Yo es que a lo mejor me voy con los de mi clase a la bolera, es que no lo sé…»

Marta: ¿Tú tienes planes?

Cuco: Me apunto

Cuco: ¿Puedo?

Marta: Sí claro…

Cuco: ¿A qué hora y dónde, nena?

Marta: A las 6:15 me vienes a llamar y vamos a por esta y hemos quedado en el cenachero a las 6:30

Cuco: OK

Cuco: has visto mi nick [En ese momento, El Cuco tenía como nick El Peque]

Marta: Sí

«Francisco Javier ya no será más Javi, ni El Peque, a partir de este momento, todos le conocerán como El Cuco», contó Gloria Sierra.

El mazazo a los padres de Marta del Castillo.

Ahora, el caso vuelve a estar en boca de todo el mundo. Los abogados Agustín Martínez y Rafael Ramírez, que defienden a «El Cuco» y su madre, respectivamente, piden la nulidad del juicio y la repetición de la vista oral por la falta de imparcialidad y arbitrariedad de la juez. Ramírez está ultimando su escrito de apelación, en el que alegará infracción de ley en los hechos probados, la no procedencia de la indemnización al ser el falso testimonio un delito contra la administración de Justicia, incongruencia omisiva, y falta de imparcialidad por parte de la juez.

En este sentido, expone que, «partiendo de la profesionalidad y buen hacer de la magistrada que ha dictado sentencia, conocida por los letrados que nos dedicamos al derecho penal y cuyos comentarios siempre son impecables como digo en cuanto a profesionalidad y buen hacer, lo cierto es que en el presente procedimiento se ha podido incurrir de alguna manera en el desarrollo de la vista en parcialidad, lo que ha supuesto un perjuicio respecto a mi representada a la hora no solo de dictar la resolución, sino en el desarrollo de la vista».

Una línea argumental similar a la que usará Agustín Martínez en su recurso. El primer motivo de apelación que expone es la nulidad del juicio por vulneración del derecho a la tutela judicial efectiva, así como la vulneración del principio de legalidad y arbitrariedad. El letrado cuestiona la pérdida de neutralidad de la juez y su consecuente traslación en el dictado de «una sentencia manifiestamente injusta».

Para el abogado, «no es posible obtener justicia en el proceso si quien ha de impartirla no se sitúa en una posición de imparcialidad». Por ese motivo, señala en su escrito que la juez «no fue capaz de abstraerse a la presión mediática» que generaba este asunto. Además, en el desarrollo de la vista hizo comentarios que dejaban patente que el proceso del que derivaba el presente asunto, el asesinato de Marta del Castillo, «influía de manera definitiva en su actuación».

Sin duda, «dejó entrever conexiones o interrelaciones con un crimen ya juzgado, con sentencia firme y con imposibilidad de que pudiera ser juzgado de nuevo». «La actitud anímica que denotaba con las actitudes y comentarios generaba un prejuicio evidente frente a mi representado, condenado en su día como encubridor del llamado crimen de Marta del Castillo», concluye la defensa de «El Cuco».

«El delito de falso testimonio tiene por objeto acreditar que un testigo faltó a la verdad en su testimonio en una causa judicial, pero en ningún caso trata de buscar la verdad derivada de aquella falsedad. No se trata de volver a tomar testimonio al supuesto testigo que ha falseado la verdad con la finalidad de descubrir la verdad. No es un nuevo juicio. No es una nueva declaración. Se trata simplemente determinar si es cierto o falso lo que en su día declaró», precisó el letrado.

A sabiendas de esto, la juez, para Agustín Martínez, siguió haciendo afirmaciones ante la negativa de «El Cuco» a contestar a las preguntas tras reconocer los hechos, algo que interpreta «como la expresión de una opinión ya formada previa al juicio, como consecuencia de su vinculación con otro procedimiento anterior, en concreto el del caso Marta del Castillo». En otras palabras, según el letrado, tenía «una animadversión» hacia a «el Cuco», de acuerdo con el abogado.

Agustín Martínez insiste en que su representado nunca debió declarar como testigo en el juicio de la Audiencia contra Carcaño y compañía, y pide a la Audiencia que deje sin efecto la indemnización por daños morales. «La posible comisión del hecho delictivo de la falsedad documental no genera daño moral alguno a tercero ya que el bien jurídico protegido en este delito es la administración de justicia y no un particular», argumento que comparte la defensa de la madre de «El Cuco».