El ADN de Esther López encontrado en el maletero del coche de su amigo, señala a Oscar como principal sospechoso de su muerte

En la primera inspección realizada apareció ADN de Esther en el maletero

El vehículo de Oscar, la última persona que estuvo con Esther López, ha sido requisado por la Guardia Civil para someterlo a una nueva inspección. Es el único de los amigos de la fallecida al que se sigue investigando y ya es el segundo análisis al que someten al vehículo.

Según informa Telecinco, en la primera inspección realizada apareció ADN de Esther en el maletero, aunque de momento se desconoce si es sangre u otro tipo de resto biológico. Ahora, además, la jueza ha autorizado que se vuelva a inspeccionar el coche para analizar su exterior y sus bajos en busca restos de la ropa de Esther o incluso de su propio ADN.

El Equipo Central de Inspecciones oculares y los perros de la Guardia Civil ha puesto en marcha la revisión para determinar si el coche ha sufrido algún tipo de modificación, como cambios de piezas de chapa, recordemos que la principal hipótesis que se maneja ahora mismo es el atropello.

Oscar ha estado colaborando con la Guardia Civil desde el primer momento y ya ha declarado en otras tres ocasiones como testigo y como investigado. Sigue manteniendo la versión de que tras una noche de fiesta, dejó a Esther en el cruce del restaurante La Maña después de discutir.

La lista de sospechosos reduce a dos personas

Lo cierto es que la lista de sospechosos cada vez es más reducida. Uno de sus amigos ha quedado descartado de la lista, ya que la Guardia Civil ha podido comprobar que tiene coartada. Sin embargo, Ramón el Manitas y Óscar, siguen estando en el punto de mira.

Óscar y Carlos fueron sospechosos porque, igual que Ramón, habían ocultado datos a la Guardia Civil y tenían contradicciones en sus testimonios. Sin embargo, los agentes pudieron comprobar que el segundo de ellos tenía coartada y que estaba en su casa cuando Esther desapareció. Además, ha tenido una actitud colaboradora en la investigación.

La Guardia Civil cree firmemente que estamos ante un homicidio imprudente, que en realidad es la principal hipótesis desde que apareció su cuerpo. La muerte de Esther López no necesariamente responde a un acto voluntario y en esa tesis en la que han trabajado los investigadores. “Se está muy cerca de resolver el caso y además con detenciones”. Quedan pequeños huecos por llenar y una gran duda. Si Esther salió de un bar de su pueblo sobre las 02:30 de la madrugada, ¿cómo llegó hasta la cuneta en la que fue hallada? Y lo que es más importante, ¿acaso fue allí mismo dónde perdió la vida?