Desastre en Telecinco por lo que sucedió en directo en Sálvame: pérdidas millonarias

Cambios radicales en Sálvame.

En los últimos años, Sálvame se ha convertido en uno de los programas que más ha marcado tendencia en la pequeña pantalla. Sin embargo, ahora está en horas bajas, porque la dura competencia de otros formatos como Pasapalabra en Antena 3 está consiguiendo que sufran un poco con la ausencia de espectadores.

Por todo ello, Sálvame se enfrenta a profundos cambios ante la crisis de audiencia que vive desde hace meses. Ahora, Mediaset y La Fábrica de la Tele han movido ficha y en la tarde del pasado martes se conoció el despido de dos de los históricos directores del programa, David Valldeperas y Alberto Díaz.

Pero quizás el motivo no era solamente la crisis total que vive Sálvame por sus bajas audiencias. Ahora se suma ahora un nuevo frente que tensa aún más la difícil situación que atraviesa el veterano programa de Telecinco. Según reveló El Mundo, sus más altos responsables están siendo investigados por su presunta participación en una red que se dedicaba a conseguir información privada sobre cientos de personajes famosos.

Los investigadores de la Operación Luna sostienen que “se puede afirmar que es la dirección de Sálvame la propulsora de la búsqueda y obtención de la información íntima reservada”, según consta en el sumario. Las indagaciones comenzaron en 2018, cuando el paparazzi Gustavo González, colaborador habitual del programa, fue imputado por conseguir información privilegiada sobre multitud de celebridades.

Una auditoría de la Policía reveló que uno de sus agentes, Ángel Jesús Fernández Hita, estaba consultando en las bases policiales información privada sobre multitud de famosos. Los investigadores observaron que este policía estaba relacionado con el tertuliano. La Policía pinchó sus teléfonos y consiguió pruebas para acusarles de presuntos delitos de descubrimiento y revelación de secretos.

En el caso también se ha imputado a La Fábrica de la Tele, productora de Sálvame, que figura como responsable mercantil del caso. También ha salpicado a David Valldeperas, director del programa hasta esta semana, y a siete personas del equipo del programa.

Mediante esta práctica supuestamente se accedió a información confidencial de hasta 140 celebridades, entre ellas Omar Montes, Belén Esteban (que hace unas semanas se enfrentó al tertuliano por este mismo motivo, quizá sin saber hasta dónde se extendía la red), DiStefano y Álex Casademunt.

Telecinco cayó a su mínimo histórico de audiencia

Para reaccionar a la pérdida de espectadores, Telecinco ha hecho literalmente de todo. Sin embargo, en marzo Antena 3 ha consolidado su liderazgo en las audiencias televisivas beneficiándose de la caída de su máximo rival.

El principal canal de Atresmedia ha cerrado el mes con una cuota de pantalla media del 14,4%, el mismo dato que obtuvo en febrero y el mismo que en marzo de 2021. La diferencia respecto a hace un año es que Telecinco ha caído notablemente: mientras que en marzo de 2021 logró un 16,3% de cuota, un año después esa cifra ha caído al 11,9%, que iguala el dato más bajo en la historia del canal, obtenido en agosto de 2018.

Antena 3 tiene las dos series más vistas, Infiel, con cerca de dos millones de espectadores de media, y Alba, 1,9 millones, además del liderazgo en la tarde de Tierra amarga, que alcanza la mayor ventaja histórica respecto a su competidor, Sálvame.

Telecinco ha intentado competir con las ficciones de su máximo rival, pero por el momento no han conseguido plantarles cara. Recientemente, Telecinco había estado anunciando el esperado regreso de la ficción Pasión de Gavilanes. Durante el mes de febrero, los diferentes formatos de la cadena se encargaron de promocionar el estreno de la secuela de la telenovela que tanto éxito tuvo en nuestro país hace muchos años

En Sálvame convirtieron su plató en un escenario al más puro estilo Pasión de Gavilanes. El programa quiso hacer algo muy especial, y decidió que sus trabajadores se metieran en la piel de Norma Elizondo y Juan Reyes.

Lo que no esperaban los responsables del magacín es que este espectáculo les costaría el liderazgo de la tarde. A pesar de que hubo algún que otro momento cómico, no fue suficiente para mantener a los televidentes enganchados, y en las redes sociales fue muy criticado.

Sálvame vistió a sus colaboradores como auténticos vaqueros para recrear unas de las primeras escenas de Pasión de Gavilanes: la dinastía continúa. Además, el programa contó con la opinión de un actor profesional que tuvo que puntuó las interpretaciones. Los primeros en enfrentarse al reto fueron María Patiño y Kiko Hernández, y aunque a la presentadora de Socialité se olvidó del guión, pronto retomaron el hilo y ambos acabaron su puesta en escena con un apasionado beso.

«Las voces han sido muy bonitas y creíbles. Ha habido un momento muy cómico cuando [Patiño] ha bajado del caballo. Las ‘eses’ de Patiño no las entiendo, pero en general ha sido creíble. Creo que María le ha aportado mucho dramatismo a la escena y Kiko ha estado bien», dijo el actor español.

Después llegó el turno de Lydia Lozano y Rafa Mora, de quien el profesional de la interpretación destacó la capacidad de la periodista de convertir el momento romántico en uno de comedia. Los últimos fueron Víctor Sandoval y Carmen Alcaide, que pusieron un acento que no pasó desapercibido.

Sálvame desveló la identidad de su invitado estrella.

Antes de finalizar su emisión, Sálvame desveló la identidad del famoso actor. Se trataba del imitador Josep Ferré, un personaje conocido dentro del formato, ya que es el encargado cada tarde de meterse en la piel de todos sus compañeros.

En más de una ocasión le hemos podido ver imitar a Carmen Borrego, Kiko Matamoros o Anabel Pantoja. Ahora, se ha encargado de proclamar a la pareja ganadora del reto. Para él, los mejores fueron Carmen Alcaide y Víctor Sandoval.

«Los seis habéis estado estupendo, pero los ganadores por acento y por interpretación han sido Alcaide y Sandoval», dijo enseñando la pizarra con los nombres de los dos colaboradores de Sálvame.