Cómo despertarte si te quedas dormido después de sonar tu alarma

Puede que no seas una «persona mañanera», pero a tu jefe le da igual.

Pexels

Cuando imaginamos a una persona madrugadora, pensamos que sus vidas deben de ser de lo más tranquilas y ordenadas. En nuestra cabeza, se trata de alguien que tiene tiempo para preparar un rico desayuno, hacer algo de yoga o meditación, elegir cuidadosamente su ropa, y, en general, mentalizarse pacíficamente para el día que está a punto de comenzar.

Por el contrario, la mayoría de nosotros nos despertamos nerviosos, probablemente después de haber pospuesto varias veces la alarma, o incluso habernos quedado dormidos sin oírla. No solo comenzamos el día frenéticos, sino que, según algunos estudios, este mal hábito puede producir «pérdida de memoria, menor capacidad de reacción y disminución del rendimiento durante la jornada».

Pexels

El supuesto placer de quedarnos en la cama diez minutos más provoca que el descanso no sea reparador si volvemos a quedarnos dormidos. El gesto de posponer la alarma, tan habitual para la mayoría desde que los teléfonos móviles nos acompañan en nuestra mesilla de noche, puede pasarnos factura. Entonces, ¿cómo puedes despertarte a tiempo si sigues quedándote dormido después de que haya sonado la alarma?

Asegúrate de dormir lo suficiente.

Sobre este tema sabe mucho el Dr. Guy Meadows, ya que es el líder clínico y cofundador de Sleep School —»Escuela del Sueño˝—. Meadows explicó que “las personas que se quedan dormidas después de sonar la alarma, o a las que la alarma ni siquiera les despierta, a menudo no duermen lo suficiente durante la noche. Al no dormir las ocho horas completas, se crea una deuda de sueño que debe pagarse”.

Pexels

Sin embargo, dormir mucho el fin de semana no compensa lo suficiente que hayamos dormido poco durante el resto de la semana. Si no descansas lo suficiente, tu cuerpo peleará para recuperar su tiempo de reposo. Lo mejor, por lo tanto, es que te asegures de establecer y cumplir con una hora a la que acostarse a diario.

Por ejemplo, organízate para irte a dormir todas las noches alrededor de las 10 p.m. A partir de las 9 p.m., prepárate para dormir. Lo mejor es relajarse, leer un libro, beber una infusión que no tenga cafeína. Haz tu rutina de cuidado de la piel. Saca tu pijama más cómodo. Y, sobre todo, apaga tu teléfono o al menos ponlo en modo descanso.

Lo más importante, de todas formas, es que te vayas a dormir a la hora a la que habías dicho que lo harías. No te quedes mirando uno tras otro vídeo en TikTok, ni empalmes varios capítulos de tu serie preferida de Netflix. Establecer un horario y cumplirlo te ayudará a formar mejores hábitos de sueño y a estar completamente descansado al día siguiente.

Pexels

Conócete a ti mismo.

Es importante que aceptemos que no todos somos «personas mañaneras». Puede que, por naturaleza, nunca consigamos serlo. Según Meadows, “algunas personas podrían quedarse dormidas a pensar de sonar la alarma porque están durmiendo en el momento equivocado para su cronotipo o tendencias naturales de sueño. Las personas que son ‘noctámbulas’ de manera natural tienden a quedarse despiertas por la noche y, por lo tanto, se quedan dormidas hasta más tarde. Cuando suena la alarma por la mañana, especialmente durante las primeras horas de la mañana, se encuentran en una fase de sueño más profunda que aquellos que se acuestan más temprano en la noche”.

Evidentemente, parece que hay poco que podamos hacer al respecto. El mundo no funciona de acuerdo a tus necesidades personales, y aunque tu cronotipo te haga ser más productivo por la noche, lo más probable es que tu jefe quiera que de todas formas estés fichando a las 8 a.m. Tampoco es una excusa para los profesores de tus hijos, o para ese amigo con el que habías quedado para ir a correr por la mañana.

Pexels

Independientemente de los ciclos de tu cuerpo, el hecho es que tienes que despertarte y vivir en una sociedad que tiene unos tiempos generalmente aceptados. Aún así, conocerte a ti mismo es positivo, ya que al menos te permitirá aliviar la decepción que supone no ser capaz de levantarte de la cama a tiempo. No te martirices, e intenta hacerlo mejor mañana.

Ten en cuenta otros factores.

De la misma manera que no todos somos personas madrugadoras, hay personas que tienen fases del sueño diferentes, y por lo tanto duermen más profundamente y no escuchan tanto ruido. Sin embargo, también podría haber otros factores que afecten a tu capacidad para escuchar y reconocer la alarma por las mañanas.

Uno de los síntomas comunes de la depresión es quedarse dormido”, explicó Meadows. “Por lo tanto, si alguien no se despierta cuando suena la alarma, podría estar mostrando signos de depresión. Además, la depresión y el sueño tienen una relación bidireccional, lo que significa que los malos hábitos de sueño pueden contribuir al desarrollo de la depresión, y tener depresión hace que una persona sea más propensa a sufrir problemas relacionados con el sueño. Estos problemas de sueño pueden afectar la función de la serotonina, que es la hormona que regula el estado de ánimo”.

Pexels

Por lo tanto, hay que tener en cuenta que tu salud mental podría estar afectando tu sueño. Si crees que puede ser el caso, o que podrías tener un problema médico diferente a la depresión, consulta a un profesional.

Entonces, ¿qué puedes hacer esta noche para asegurarte de despertarte mañana cuando suene la alarma?

Además de establecer y cumplir con el horario que hemos decidido, hay algunos otros métodos para despertarse a tiempo:

  • Crear una rutina matutina. Puede tratarse de una ducha, de tomar cafeína, de algo de ejercicio, o de un desayuno tranquilo. Sea cual sea, reserva algo emocionante para las mañanas, y comienza a disfrutar de ello cada día de forma rutinaria.
  • Despertarte con la luz. Puedes dejar las cortinas abiertas, o usar una lámpara solar, pero la luz es importante para despertarte. Por supuesto, tiene que tratarse de una luz agradable y natural, como la luz del sol. ¿Recuerdas cuando tus padres encendían la lámpara del techo para despertarte antes de ir al colegio cuando eras niño? Ese no es el camino a seguir.
Pexels
  • Tener a alguien que te haga sentir responsable. Es buena idea hacer planes con otra persona para que haya alguien a quien no puedas defraudar. Por ejemplo, apuntarte a un gimnasio con un amigo, quedar para llevar a los niños a una escuela cercana, o visitar un sitio para desayunar con tu pareja. La vergüenza de darle plantón a alguine puede ser una gran motivación. Y, si todo lo demás falla, también puedes pedirle a esa otra persona que te llame cada mañana para despertarte.
  • Cambiar el sonido de la alarma. Cada noche, cambia el sonido de tu alarma a un ruido diferente. La sorpresa de un sonido desconocido puede impulsarte a levantarte de la cama.
Pexels
  • Usa una aplicación. Existen aplicaciones como Alarmy que hacen sonar una alarma hasta que completes una tarea. Por ejemplo, tener que escribir oraciones complejas, resolver un rompecabezas sencillo, o escanear un código de barras predeterminado, como el de su pasta de dientes, para que se calle. Poner en funcionamiento el cerebro debería sacarlo del modo de suspensión, aunque a veces sea un poco molesto.

“Finalmente, si todo lo demás falla y realmente no puede despertarse con su alarma actual, le recomiendo configurar varias alarmas muy fuertes y colocar el reloj o el teléfono fuera de su alcance”, dijo Meadows. “Esto significa que tienes que levantarte físicamente para desactivar la alarma, lo que hace que sea imposible ignorarla o presionar el botón de posponer, y te saca de la cama”.