Caso Esther López: el último jarro de agua fría en la investigación por un error de la Guardia Civil

La familia ya lo sabe.

Jarro de agua fría en la investigación por la muerte de Esther López en Traspinedo. Se esperaba un análisis del coche por parte Volkswagen Alemania para tener más datos de los movimientos que hizo Óscar, el principal sospechoso de su muerte. Sin embargo, Volkswagen Alemania no ha podido verificar lo que ocurrió con la centralita del vehículo de Óscar. Mientras, desde Volkswagen España aseguran que no han recibido ningún requerimiento oficial en nuestro país.

Al parecer, la Guardia Civil había solicitado que intentaran averiguar si el hombre manipuló el vehículo, si utilizó una llave que no era, o si realizó cualquier cosa extraña con el coche, pero desde Volkswagen Alemania han respondido que ellos no pueden saber eso.

El principal motivo es que Óscar no tenía instalada una aplicación necesaria para poder investigarlo. Además, también han subrayado que ellos se dedican a la fabricación de vehículos, pero que no se encargan de leer ningún tipo de aparato multimedia.

El suceso ocurrió el pasado 12 de enero cuando la familia de la víctima, de 35 años, la vio por última vez, mientras que sus amigos le perdieron la pista el día 13 de enero. No fue hasta el sábado 5 de febrero cuando un senderista halló el cuerpo sin vida de la joven en una cuneta en Traspinedo.

El misterio del coche de Óscar.

Hasta el momento, lo que se sabe es que la última que la persona que la vio con vida fue su amigo Óscar, principal investigado en el caso. En torno a él, los agentes no han parado de hacer indagaciones: sus teléfonos los sitúan juntos de 3:00 a 6:00 horas en una casa propiedad de la familia del sospechoso.

Además, está el coche de Óscar, un Volkswagen sobre el que los investigadores han puesto siempre el foco. Por lo visto, Óscar intentó modificar la centralita del vehículo hasta en dos ocasiones, algo que Volkswagen Alemania no ha podido explicar: «El cliente no ha activado ningún servicio, por lo que no se han almacenado datos en el servidor». Es decir, que Óscar no se descargó en ningún momento la aplicación necesaria para que quedara constancia de si realizaba o no ese tipo de acciones.

Aunque desde Volkswagen Alemania insisten en que la empresa «se dedica a la fabricación de automóviles, por lo que no realiza lecturas ni valoraciones de aparatos multimedia», han ofrecido desde Alemania a su equipo policial de especialistas, pero, por el momento, los agentes lo han rechazado. Ingenieros de la UCO trabajan ahora sobre la centralita y el navegador físico. En este sentido, aseguran que el borrado de los datos ha sido realizado por un profesional, y que recuperarlos es complicado pero no imposible.

Beatriz de Vicente destacó al respecto en el programa Más Vale Tarde de LaSexta que «las investigaciones judiciales son lentas». «Con lo que tenemos, hay indicios, pero no son suficientes para acusar», afirmó, aunque apostilló que «quedan informes en la pieza secreta, por lo que todavía puede haber un vuelco», algo con lo que coincide el periodista Leo Álvarez. «Hay una parte del sumario que está secreta, por lo que todavía hay una vía», afirmó Álvarez.