17 ocasiones en los que los padres fueron extremadamente sobreprotectores

El problema con los «Padres helicóptero».

Uno de los mayores retos para muchos padres es aprender a poner límites a sus hijos. Por muy mal que lo pasen cuando sus hijos tienen dificultades, no debes protegerles de la misma manera cuando tienen 3 años que cuando tienen 6… o 16… ¡o 20! Desgraciadamente, hay padres sobreprotectores que caen en este error.

Todos hemos escuchado la frase “padres helicóptero” alguna vez. Se usa para definir a los padres que no permiten que sus hijos cometan ningún error y se lanzan a ayudarlos cuando lo necesitan. Estos padres también son conocidos como «padres cortadores de césped», porque siempre están cortando obstáculos en el camino de sus hijos.

Pexels

El término «crianza helicóptero» fue acuñado por primera vez por el Dr. Haim Ginott en 1972, quien lo describió como «sobrevolar demasiado a un niño o niños, protegiéndolos de los riesgos y desafíos normales de la infancia». Hoy en día, el término se usa para describir una variedad de estilos de crianza que pueden verse como autoritarios o asfixiantes.

En esta recopilación vas a conocer algunos casos extremos de este tipo de paternidad y maternidad. En r/AskReddit alguien preguntó por anécdotas al respecto, y el hilo se llenó de ejemplos de padres que pueden alcanzar una intensidad increíble cuando se trata de proteger a sus pequeños, ¡y no tan pequeños!

1.

Cuando era niña, mi hermana tenía una amiga e iba bastante a su casa para pasar el rato con ella. Ella vivía en un barrio muy agradable y tranquilo.

Después de pasar el día con su amiga en su casa, mi hermana me contó que los padres de su amiga habían colocado cámaras en su habitación. Las cámaras también estaba equipadas con un micrófono para no solo escuchar lo que sucedía en su habitación, sino también poder hablar con ella.

Mi hermana contó historias después de llegar a casa sobre cómo la madre llamaba a la habitación para decirles a veces que dejaran de hacer una actividad, o que se callaran un poco. ¡ESTA MUJER ESTABA VIGILANDO CADA MOVIMIENTO Y ESCUCHANDO CADA CONVERSACIÓN!

Me sentí mal por la chica, sinceramente. Para mí, eso es una gran invasión de la privacidad, además de que es bastante espeluznante en general.

Si fuera yo, tiraría todas las cámaras instaladas en la habitación directamente por la ventana. Fuente.

Pexels

2.

Conocí a una madre que ponía pañales a su hija de 5 años cuando salían de casa porque no quería que usara baños públicos. Fuente.

3.

Cuando tenía 15 años, los padres de un compañero de clase condujeron 7 horas para salvar a su hijo de ver Casino Royale en el reproductor de DVD a bordo del autobús que regresaba de un viaje escolar. La mejor parte de esto es que mi compañero tuvo que preguntarle qué película iban a ver, para luego decírselo a su madre. Fuente.

4.

Una mujer a la que visitamos se sorprendió de que mi (en ese momento) hermano menor de 9 años pudiera vestirse solo y cepillarse los dientes.

Afirmó que era «muy maduro» y que su hija de 9 años no podía hacer algo así.

Mi madre se dio cuenta de inmediato de que era una madre helicóptero y tuvo una larga conversación con ella. Espero que la niña haya aprendido a vestirse sola y a hacer muchas otras cosas básicas ahora… Fuente.

5.

Mi hermano resultó herido en un accidente de entrenamiento en el ejército. Su vida no peligraba, pero era una lesión bastante complicada que necesitaba atención inmediata. Por alguna razón, el comandante de la base trató de ocultar la herida y se negó a enviar a mi hermano al hospital. En lugar de eso, le envió al médico del campamento, quien echó un vistazo a mi hermano y le dijo: «Toma, toma un poco de morfina y Dios santo, voy a pedir ayuda». Mi hermano le pidió que llamara a mi madre.

Mi madre, que en ese momento era coronel de la policía militar en ese momento, requisó un helicóptero junto con un escuadrón de policías militares. Luego voló a Líbano, donde estaba mi hermano, aterrizó en medio de su base, ordenó que le dejaran entrar en la carpa médica mientras colocaba a los policías militares afuera como guardias, cargó a mi hermano en el helicóptero y lo evacuó.

Para ser justos, ella es una gran madre que por lo general nos deja cometer errores, pero si quieres ejemplos de maternidad helicóptero probablemente no hay más madres helicópteros que realmente hayan llegado requisar un helicóptero para cuidar a su hijo. Fuente.

Pexels

6.

Una madre me llamó para averiguar por qué su hijo no consiguió el trabajo.

Su hijo tiene 40 años.

Y es abogado. Fuente.

7.

Fui gerente de una tienda de bagels. Tuve una entrevista con un chico muy joven, creo que tenía unos 16 años.

Su padre vino a la entrevista y básicamente respondió todas las preguntas que le hice al niño.

Al final de la entrevista me giré hacia el padre, y le dije «Estás contratado». La mirada en su rostro no tenía precio. El niño se partió de risa. Fuente.

8.

Trabajé en una pequeña biblioteca comunitaria. Un niño vivía en el edificio al otro lado del estacionamiento de la biblioteca. Salía de su edificio, caminaba menos de 50 metros hasta la puerta principal de la biblioteca, llegaba al escritorio y usaba el teléfono de cortesía para llamar e informar a su madre que había llegado a la biblioteca a salvo.

Recuerdo un día que él no hizo esto, y ella vino volando a la biblioteca como 5 minutos después. Estaba enloquecida y dijo que su hijo había sido secuestrado y necesitábamos encontrarlo. Fuente.

Pexels

9.

Mi esposa, siendo maestra, tuvo que lidiar con esto regularmente. Una de las madres se volvió tan autoritaria (exigiendo ver los planes de estudios, haciendo que mi esposa dedicara tiempo de clase para volver a explicar los temas a su hijo), que mi esposa deliberadamente dejó un examen a la vista. La madre lo cogió, y pasó las respuestas a su hijo. Sabiendo que el niño no era un buen estudiante, mi esposa hizo que la madre confesara que cogió el examen y le proporcionó las respuestas. Tras esto, fue a hablar con el director, y la prohibieron volver a la clase. La madre presentó múltiples quejas, incluso asistiendo a una reunión del distrito. La junta escolar mantuvo la prohibición. Fuente.

10.

Mi tía no deja que sus hijos jueguen afuera porque les pueden picar los mosquitos. En consecuencia, tienen 12 y 13 años y no saben andar en bicicleta. Fuente.

11.

Fui profesora en una escuela secundaria. La maestra que trabajaba junto a mi había suspendido a una niña de sexto grado tras presentar un trabajo que no cumplía con los requisitos.

Su madre se enfadó, y vino a la escuela furiosa por la nota.

Después de que la maestra y la madre hablaran sobre la calificación, la madre soltó:

«TENGO UN TÍTULO UNIVERSITARIO, HE DADO CURSOS DE ESCRITURA DURANTE CUATRO AÑOS, E HICE ESTE TRABAJO. ¿ME ESTÁS DICIENDO QUE NO PUEDO APROBAR EN UNA TAREA DE 6º GRADO?»

La maestra se mantuvo firme, y nunca respondió la pregunta. Fuente.

Pexels

12.

Mi madrastra les cepilla los dientes a mis hermanos. Ellos tienen 14 y 12 años. Fuente.

13.

Durante una excursión de quinto grado a la naturaleza, la única persona que nos acompañaba que no era profesora era la madre de uno de los niños. Tuvo una crisis cuando le dijeron que su hijo dormiría en una cabaña con otros niños, en vez de con ella. Se lo habían advertido antes del viaje. A pesar de que había cuatro profesores por cabaña, se pasó toda la noche fuera vigilando la cabaña, lo que incomodó a todo el mundo…

Posteriormente, se explayó en sus redes sociales. Al menos, pudimos ver cómo sus amigos y su familia la criticaron. Seguro que ese día bloqueó a mucha gente. Fuente.

14.

Tenía un compañero de trabajo de 16 años cuya madre se sentó en la entrevista y trató de responder todas las preguntas por él. Dejó el trabajo un par de meses más tarde, o debería decir, su madre llamó para dejarlo por él. Fuente.

Pexels

15.

Tenía 20 años y todavía no me dejaban salir de casa sin mis padres, incluso me tenía que coger la mano para cruzar la calle. Nunca tuve un trabajo, nunca aprendí a cocinar, todo porque, según sus palabras, iba a vivir con ella para siempre.

Tuve un novio, aunque nunca me habían permitido visitar la casa de nadie. Ella pidió ver su carnet de identidad y su certificado de nacimiento para demostrar que tenía la edad que decía tener.

Le dije que quería mudarme y ella se asustó. Terminé llamando a la policía y les dije que mi madre era mentalmente inestable, y que no me habían preparado para el mundo exterior.

La policía la creyó a ella y tardé un año completo en escapar de casa. Incluso hubo familiares aparcados fuera de mi casa por la noche para asegurarse de que no me fuera.

Ahora tengo 23 años y me estoy adaptando lentamente al mundo, pero es difícil. Puedo cocinar, pero conducir me resulta muy difícil. No tengo habilidades sociales. No sé cómo hablar con la gente.

Todavía me pide que vaya a casa todos los días por mensaje de texto. Fuente.

16.

Mi tía acompañó a mi primo durante toda la primera semana de clases de la universidad. Fuente.

17.

Una madre apareció en mi lugar de trabajo acusándome de racismo porque no contraté a su hija. Somos una empresa multicultural en la que yo y otras 2 personas somos ingleses blancos, pero también hay 6 empleados indios, 2 griegos, 2 nigerianos, 3 chinos y 3 paquistaníes. La llevé a la pared donde están las fotos del personal y le pregunté por qué cree que yo era racista. Ella dijo que su hija «parecía más india que el resto del personal»… Su hija, que estaba más que calificada, no obtuvo el trabajo por unas pocas razones:

Primero, se negó a guardar su teléfono durante la entrevista en caso de que llamara su madre.

Segundo, su madre llamó más de 10 veces, y ella respondió todas las llamadas.

Tercero, me preguntó si podía mantener a su madre al teléfono para escuchar la entrevista en caso de que necesitara ayuda para responder a mis preguntas.

¿Cómo podría dirigir un consultorio si necesitaba que su madre la ayudara en la entrevista? Fuente.

Pexels

Y tú, ¿tienes alguna anécdota similar sobre «padres helicóptero»? Cuéntanoslo en los comentarios.